Cuento del libro viejo

 

El Libro Viejo

Había una vez una vieja Biblioteca en la que todo el mundo podía encontrar el libro que le gustara. En este establecimiento se almacenaban por todos los años las grandes obras y buenos libros de consulta que ayudaban a los estudiantes en sus exámenes o a las personas que querían conocer un poco más sobre un tema determinado, les servía completamente para estar siempre informados de todo.

De entre todos los libros que sacaban las personas que estaban inscritas en la biblioteca había uno que era el preferido por todos. No había persona que entrase en la biblioteca y no mirase de cerca ese libro para después llevarlo a su casa y ojearlo un poco.

cuento_arbol_viejo

 

Era el libro mas viejo.

El libro en cuestión era el más viejo y deteriorado que encontrábamos en la biblioteca e igualmente el que más sacaba la gente para leer. Un buen día, cuando no había nadie por allí buscando libros, un niño se acercó a ese libro viejo que todos querían y sin querer, rompió una de sus hojas.

El libro se puso muy triste porque pensaba que tras esto llegaría su final y, aunque él soñaba con ser un libro nuevo como todos los que llegaban a la biblioteca desde fuera, sabía que era imposible que alguien lo cambiara por tanto, sabía que en su lugar pondrían un libro nuevo.

 

La bibliotecaria que se encontraba en ese lugar se llevó el libro al taller de reparaciones, y allí comentó al encargado que por favor restaurara las hojas de ese libro que era el más importante de toda la biblioteca.

El libro viejo se puso muy contento pues vería cumplido su sueño de ser un libro nuevo y poder estar con el resto durante muchos años más. Y así fue, el libro quedó completamente restaurado pero aún así, siguió siendo recordado como aquel especial “libro viejo”

Deja un comentario