Ricitos de Oro

Ricitos de Oro

Ricitos de Oro salió una tarde al bosque para coger flores. Durante su paseo pudo ver una casa muy bonita y debido a su curiosidad decidió dirigirse hacia ella.

 Ricitos de Oro

Se dio cuenta de que la puerta estaba abierta y decidió entrar. En el centro del salón pudo ver una mesa sobre la que había tres tazones con leche y miel. Uno de los tazones era grande, el otro mediano y el tercero era el más pequeño de todos.

Como había estado caminando toda la tarde a Ricitos de Oro le había empezado a entrar hambre, así es que se acercó a la mesa y decidió probar el tazón de leche grande. Al momento comprobó que estaba demasiado caliente. Decidió entonces probar la leche del tazón mediano, pero ésta estaba demasiado fría, así es que pasó a probar el tazón pequeño. Esta leche sí que estaba perfecta, así es que se la tomó toda.

Pensó que debía descansar un rato, por lo que se dirigió a unas sillas que había en la casa. La primera era demasiado grande y no conseguía subir, la segunda era mediana pero se le quedaba muy ancha, así es que acabó sentándose en la pequeña, pero la silla cedió y se rompió, así es que se dirigió al cuarto donde encontró tres camas.

Al igual que con todo lo anterior, había una cama grande que era muy dura, una cama mediana que era demasiado blanda, y una cama pequeña que estaba estupenda, se recostó y se quedó dormida.

Mientras dormía, los dueños de la casa llegaron. Era una familia de osos que venían de pasear por el bosque. Al momento comprobaron que alguien se había bebido la leche que dejaron preparada. El osito pequeño se puso a llorar, por lo que el padre, para distraerle, le dijo que se sentasen en las sillas. Al llevar vieron que las sillas también habían sido utilizadas, y la más pequeña estaba rota.

Decidieron entonces ir a dormir, pero el oso grande se dio cuenta de que alguien había dormido en su cama, la mamá oso también vio que habían dormido en la suya, y el pequeño osito pudo ver a Ricitos de Oro en la cama más pequeña.

Al momento, Ricitos de Oro despertó y al ver a los osos enfadados salió corriendo y saltó por la ventana, buscando de nuevo el camino que le llevaría a casa.

Dejar una réplica

Puedes usar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>