La Casita de Chocolate

La Casita de Chocolate

Había una vez una familia muy pobre que vivía muy apartada en un bosque. Tenían dos hijos con los que salían a menudo a buscar leña para la casa. Su padre siempre le advertían de que no se distrajesen ya que podían perderse, pero los pequeños no le hacían caso.

La Casita de Chocolate

Un día el padre y los hijos se separaron y quedaron en un lugar para volver a verse más tarde, pero los pequeños se adentraron tanto en el bosque que al final acabaron perdiéndose y no sabían volver a casa. Se esforzaron en encontrar el camino de vuelta pero iban andando sin saber realmente hacia dónde se dirigían y con el miedo de que pronto oscurecería.

En su camino encontraron una casa de chocolate, y muy sorprendidos se acercaron a ella y vieron que no había nadie dentro. Como tenían bastante hambre, decidieron probar algún bocado de aquel ladrillo y que no pasaría nada.

De repente se dieron cuenta de que la puerta estaba abierta y decidieron entrar. Al hacerlo encontraron un gran fuego con un enorme caldero y varias jaulas que colgaban del techo con distintos animales.

De repente oyeron una risa… era la risa de una bruja malvada que entró en la casa con su escoba y cerró la puerta con llave, dejando a los pequeños dentro. La bruja metió a cada uno de los niños en la jaula y comenzó a engordarlos con el objetivo de comérselos.

Como la bruja no veía muy bien, cuando les pedía que sacasen un dedo para ver si habían engordado, el pequeño, que era muy listo, lo que hacía era sacar un hueso de pollo. Sin embargo, la bruja pudo comprobar que la pequeña si habían engordado, por lo que la sacó para comérsela.

Con el descuido, la bruja dejó las llaves en el candado, por lo que el jóven aprovechó para abrir su jaula y empujar a la vieja bruja al fuego. En ese instante, ambos hermanos cogieron la escoba y salieron volando de allí. La bruja los persiguió pero no consiguió alcanzarlos.

Finalmente, los pequeños consiguieron llegar a su casa sanos y salvos, pero aprendieron una gran lección, que era la de que nunca hay que fiarse de las apariencias.

Dejar una réplica

Puedes usar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>